De Mafil voy a Valdivia – Columna de Sergio Pinuer

Hoy en día somos muchos los que viajamos diariamente este mismo tramo, o viceversa de Valdivia a Mafil.

Tenemos claro que el arreglo de la carretera es muy importante y que nos beneficiará a todos, pero nos preguntamos ¿Quiénes son los encargados de esto? ¿Por qué son tan pocas las medidas de seguridad viales? ¿Por qué los cortes en la ruta acumulan tanto taco? La idea era que el arreglo de la vía no fuera tan engorroso como hoy, con largos cortes, con insuficientes señales de tránsito y sumado el clima que tenemos hacen que el trayecto diario sea aún más complicado y lento.

Y como si fuera poco las reparaciones de la carretera están a cargo de la “súper” empresa AZVI, muy cuestionada hoy por la embarrada que tienen en el puente cau cau.

Hoy demoramos aproximadamente hora veinte en recorrer la distancia que antes nos tomaba treinta y cinco minutos aproximadamente en un mini bus. Bueno, sí puedes irte en auto poco ha cambiado en materias de demora porque usas la ruta alternativa y demoras treinta minutos (como antes) pero es una opción que sólo pueden tener algunos porque los buses no transitan por esta ruta. Y esto ya no da para más, es indignante que nadie se ocupe de este tema y que paguemos justos por pecadores.

Aquí es donde se demuestra que tener muchos ingenieros calculistas, civiles, y otros no siempre es garantía de aterrizar las políticas públicas que necesitamos para la vida diaria (gente detrás de un escritorio y no en terreno). Creo que hace falta un ingeniero en vida cotidiana que se ocupe de las personas que viajamos diariamente, preguntándose cuánto tiempo más le vamos a sumar a un viaje que diariamente recorremos muchos usuarios. Porque cuando ellos crearon este sistema de cortes y pensaron en el arreglo de la carretera pero nunca pensaron en el estudiante que se levanta a las seis de la mañana para ir a clases, o en las personas que van a trabajar todos los días y que hoy deben levantarse de alba para seguir llegando a la hora a sus trabajos. ¿Estarán esperando que los tacos de la ruta salgan en el noticiero de la noche o peor aún en el cable para que nos den a los usuarios una solución de decente?

Es indignante que las súper autoridades no se pongan los pantalones en conflictos cotidianos como éstos, prácticamente estamos gastando tres horas del día viajando, cuando antes sólo nos tomaba una.

Hoy queremos que los organismos correspondientes como la empresa AZVI y el MOP se hagan cargo de la mala forma de trabajar que va tomando la ruta, que se pongan en nuestros zapatos al momento de idear una solución y que ésta no sea tan torpe al momento de ponerla en práctica.

Por, Sergio Pinuer V.
Estudiante de derecho, UST.
Coordinador – SURjamos, Los Ríos.