Viejito Pascuero judicial visita a pequeños de la Escuela Hospitalaria de Valdivia

Con la visita del Viejito Pascuero del Poder Judicial y sus ayudantes; los voluntarios de la Tercera Compañía de Bomberos y la Sección de Guías de Perros de Carabineros de Chile, los funcionarios de la Corte de Apelaciones de Valdivia quisieron celebrar la navidad junto a los niños y niñas que asisten periódicamente a la Escuela Hospitalaria, institución que apoya el proceso de tratamiento y rehabilitación de los pequeños en la zona.

 

Esta celebración fue posible –el pasado viernes 16 de diciembre- gracias al aporte de ministros, relatores, secretaria y funcionarios del tribunal de alzada y estuvo encabezada por el administrador de la Corte de Apelaciones de Valdivia, Carlos Muñoz y la directora de la Escuela Hospitalaria, Pilar Caminos.

 

Caminos señalo que “los niños se sienten muy emocionados con estas expresiones de cariño. Ellos son niños y niñas con sueños, deseos de conocer al viejito pascuero, de tener una navidad como todos, de tener sus regalos, porque aquí tenemos pequeños que reciben regalos en sus casas, pero también tenemos niños que no tienen ninguna red de apoyo parental, por lo tanto, esta es una instancia muy linda para que ellos compartan con sus pares y las tías”.

 

“Celebraciones como estas, también permiten que nuestros niños compartan con la comunidad, que en este caso son ustedes… representantes del Poder Judicial y que ustedes, a su vez, conozcan realidades distintas. Como Escuela Hospitalaria estamos muy agradecidos y nos gratifica que en particular, éste grupo de personas conozcan a este grupo de niños, porque acá tenemos muchos niños que están judicializados, que tienen realidades familiares que desde el otro lado no se conocen y estos espacios nos acercan” sostuvo la directora.

 

La Escuela Hospitalaria de Valdivia, dependiente de La Asociación de Ayuda al Niño Oncológico fue reconocida por el Ministerio de Educación en 2005 y atiende a niños de 4 a 14 años, que padecen alguna enfermedad crónica y que -debido a sus tratamientos- han postergado su continuidad escolar.

 

En este contexto, la escuela le proporciona a los alumnos (que provienen desde Temuco a Punta Arenas) la oportunidad de retomar sus estudios durante el periodo que dura su tratamiento, para luego reintegrarse a su colegio de origen, una vez reestablecida su salud.