Jaramillo sobre ratificación de proyecto que mejorará condiciones de egreso de funcionarios de la JUNJI

Las bonificaciones no serían necesarias si nuestro país contara con un buen sistema previsional”

Con 105 votos, la Cámara de Diputados aprobó hoy el proyecto de ley que extiende los beneficios de la ley N° 20.948 a los funcionarios y funcionarias de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), establece normas especiales para el incentivo de la ley N° 20.213 y modifica los requisitos de ingreso y promoción de la función de supervisión de la planta de profesionales de dicho servicio.

La iniciativa surgió en el marco de la política de diálogo con las Asociaciones de Funcionarios del Sector Público y con fecha 16 de mayo de 2016, el Gobierno suscribió un Protocolo de Acuerdo con la mencionada Asociación de Funcionarios, estableciendo un Plan de Incentivo al Retiro para los funcionarios y funcionarias de la Junji.

En ese contexto, el proyecto de ley, que ahora será visto por el Senado en segundo trámite, da cumplimiento a esos compromisos.

Al respecto, el diputado Enrique Jaramillo resaltó la aprobación de esta iniciativa y cumplimiento del compromiso contraído por el Gobierno.

“Este proyecto contempla una bonificación adicional que varía de acuerdo al rango del funcionario y que va entre las 320 y 622 UTM. Contempla además la posibilidad de bonos por antigüedad para los que han laborado más de 40 años con cantidades equivalentes a 10 UF por año sobre los 40, con un tope de 100 UF. De manera similar se contempla un bono por trabajos pesados y la vigencia de la norma para acogerse a los beneficios está contemplada en un lapso que va desde el año 2017 al año 2024”, explicó el parlamentario.

Y adicionó que “una norma (planteada en el texto) que me pareció adecuada es aquella que plantea que los cupos vacantes que vayan quedando con motivo de la aplicación de esta ley se vayan llenando a su vez con personal que se encuentra contratado a honorarios, de manera tal de entregar la correspondiente continuidad en el servicio y mejorar las condiciones de trabajo de quienes por muchos años han permanecido en calidad de honorarios, reconociendo con ello el aporte a la institución que han realizado”.

Por último, Enrique Jaramillo sostuvo que “como lo he señalado en otras oportunidades , estas bonificaciones y el gasto enorme que ellas significan para las arcas fiscales no serían necesarias si nuestro país contara con un buen sistema previsional, pero lamentablemente no es así y ya sea porque en determinados momentos no se les cotizó como es debido o porque el volumen del ahorro previsional no fue suficiente, muchos funcionarios deben permanecer en sus puestos teniendo edad para jubilar y por ello, el Estado debe implementar sistemas especiales de retiro para que en los respectivos servicios pueda existir una renovación de personal y los que han cumplido con una vida de esfuerzos puedan acogerse al merecido retiro”.