Diputado Jaramillo se refiere a proyecto que posterga nueva estructura curricular para enseñanza básica y media

“Considero que volver a la antigua división de niveles en seis años cada uno puede resultar satisfactorio para lo que se espera en materia de calidad de la educación y formación de nuestras generaciones”

 

Esta jornada la Cámara de Diputados aprobó y remitió al Senado, a cumplir su segundo trámite constitucional, el proyecto de ley que posterga hasta el 2026 la entrada en vigencia de la nueva estructura curricular, de seis años para la educación básica y seis años para la educación media.

 

Este nuevo orden de los cursos de enseñanza básica y media busca facilitar a las y los estudiantes una trayectoria escolar de calidad, para que puedan ingresar y egresar de un mismo establecimiento sin necesidad de cambiarse al pasar a la enseñanza media. Además, se pretende contar con profesores especialistas en todas las asignaturas desde lo que hoy es séptimo básico y que pasaría a ser primero medio, permitiendo una trayectoria más especializada desde una edad más temprana.

 

Al respecto, el diputado y primer Vicepresidente de la Cámara, Enrique Jaramillo destacó la aprobación de la iniciativa, a la vez que recordó que “fue en el año 2009 entró en vigencia la ley N°20.370, conocida también como nueva Ley General de Educación, la cual tenía entre otros objetivos, el de establecer una nueva estructura curricular que establecía que a partir del año 2018 la educación básica tendría una duración de seis años y la media de seis años”.

 

Con ello, puntualizó el legislador, “se pretendía establecer una educación más completa y equilibrada entre ambos niveles de enseñanza”. Para lograr lo anterior, continuó “se requería, por una parte mejorar la capacidad de infraestructura de los colegios y por otra, una adecuada capacitación de los estamentos docentes en los diferentes niveles. Sin embargo, llegada la fecha de implementación de esta reforma, es posible constatar que ni una ni otra condición se ha logrado concretar efectivamente y que por ello realizar el cambio a partir del próximo año puede resultar problemático. Razón por la cual, se ha enviado este proyecto estableciendo una prórroga para que recién entre en régimen este cambio a partir del año 2026”.

 

“Personalmente me parece muy adecuado este cambio, quienes estudiamos en un momento en que la educación básica y media se dividía en seis niveles cada una, no siempre comprendimos las razones del cambio posterior y por ello considero que volver a la antigua división de niveles en seis años cada uno puede resultar satisfactorio para lo que se espera en materia de calidad de la educación y formación de nuestras generaciones. Esperemos que esta postergación efectivamente logre cristalizarse en el futuro por una mejor formación para chilenos y chilenas”, declaró Jaramillo.