Fiscalía lleva a juicio a 4 acusados por homicidio frustrado que cortaron parte de una oreja a sus víctimas en Los Lagos

La fiscal Claudia Baeza presentará pruebas testimoniales, periciales,
materiales y documentales para acreditar la responsabilidad de Abraham
Navarrete, Luis Navarrete, Brandon Jerez y Rodrigo Navarro como
autores de este delito que cometieron el año pasado. La Fiscalía solicita
que sean condenados a 15 años de presidio.

A las 9:00 horas se iniciará mañana un juicio oral contra 4 personas que
fueron acusadas por la Fiscalía Local de Los Lagos como autoras del delito de
homicidio frustrado, el que perpetraron el 25 de julio de 2018 en contra de dos
hombres en la comuna de Los Lagos, Región de Los Ríos.
La fiscal jefe de Los Lagos, Claudia Baeza Espinoza, pedirá que los acusados
Rodrigo Alejandro Navarro Cabezas (34), Abraham Alberto Navarrete
Monsálvez (52), Brandon Reinado Jerez Jerez (24) y Luis Jonny Navarrete
Aguilera (30) sean condenados a cumplir una pena de 15 años de presidio
mayor en su grado medio, y para acreditar su responsabilidad en los hechos
presentará durante el juicio una serie de pruebas testimoniales, periciales,
materiales y documentales.
Según la acusación de la Fiscalía, los hechos ocurrieron cuando los acusados
abordaron a las víctimas en calle Urbano López esquina Quinchilca de la
comuna de Los Lagos, invitándolas a compartir bebidas alcohólicas a una
fiesta que se desarrollaría en el sector rural Las Huellas, trasladándolas hasta
allí en un vehículo.

Una vez que los acusados y las víctimas llegaron al sector, distante a 18
kilómetros de Los Lagos, descendieron del vehículo y los acusados
comenzaron a agredir a los afectados con golpes de puño y pies en diversas
partes del cuerpo, golpeándolos además con elementos contundentes en la
cabeza.
Luego de ello, los acusados los amarraron de pies y manos con los cordones
de sus zapatos, trasladándolos en vehículo hasta el puente Quinchilca, trayecto
de 14 kilómetros durante el cual continuaron golpeándolos y amenazándolos
de muerte. En ese lugar, los bajaron del automóvil y los arrastraron hasta la
orilla del río, golpeándolos con sus pies, puños y piedras con la intención de
causarles la muerte.
La acusación de la Fiscalía describe que “en medio de la agresión, mientras las
víctimas aún se encontraban conscientes, los acusados premunidos de una
cortaplumas, para incrementar el sufrimiento y la humillación de las víctimas,
de forma ignominiosa les cortaron a cada uno de ellos, uno de sus pabellones
auriculares”, apuñalando además a una de las víctimas, para luego continuar
golpeándolos hasta que perdieron el conocimiento.
Posteriormente, “creyendo que habían fallecido, los acusados huyeron
dejándolos a ambos a la intemperie, amarrados, en un lugar desolado, oscuro y
con extremas condiciones climáticas, por las bajas temperaturas de esa
madrugada, siendo rescatados en horas de la mañana por personas que
transitaban casualmente por el puente Quinchilca”, agrega la acusación de la
Fiscalía.