Centro de Estudios Científicos de Valdivia participa en estudio de la Nasa y la Universidad de California

Como un hecho preocupante, calificó el investigador del grupo de Glaciología de Centro de Estudios Científicos (Cecs), Rodrigo Zamora, en entrevista concedida al Diario Austral de Valdivia  el proceso de deshielo acelerado detectado en los glaciares de la Antártica occidental.

Esto luego que esta semana saliera a la luz pública un estudio realizado en conjunto por la Nasa y la Universidad de California, en el que se informa que durante las últimas cuatro décadas se aceleró dramáticamente el deshielo en la zona del mar de Amundsen (sector occidental del continente blanco).

Dicho estudio fue encabezado por Eric Rignot, académico de la Universidad de California y glaciólogo de la Nasa. Zamora explicó que el responsable del estudio es un investigador asociado del Centro de Estudios Científicos (Cecs) asentado en Valdivia.

Según Rignot, el proceso de deshielo que se está viviendo es irreversible. Además, explicó a medios de comunicación internacionales que ya se pasó el punto de no retorno.

Al respecto, Zamora explicó que el deshielo se produce debido al aumento de la temperatura de las corrientes submarinas, lo que genera derretimiento en la base de las plataformas de hielo. “El estudio de Rignot dice que uno de los grandes factores es el aumento de las temperaturas. Hay corrientes más cálidas que vienen por debajo y derriten la base del hielo flotante. Por eso muchos de estos glaciares han perdido sus plataformas de hielo. Esto provoca que los glaciares pierden masa y aportan agua dulce al mar”, señaló.

El problema en esto, según indicó Zamora, es que al haber más agua dulce en el mar se generan nuevos cambios de temperatura que a su vez vuelven a afectar a los glaciares. Pese a esto, el investigador del Grupo de Glaciología afirmó que los efectos de esto no se verán en el corto plazo.

Zamora explicó que el equipo de Rignot comenzó a investigar los cambios en la Antártica en 1992. “Lo que sale en las noticias es básicamente la integración de diversos estudios que se vienen realizando hace más de una década. En este caso, Eric Rignot utilizó una técnica llamada interferometría que emplea imágenes satelitales de radar”.

Zamora añadió que la recopilación de imágenes se realiza desde 1992 a lo que se sumaron los datos recopilados en distintas expediciones que realizaron los investigadores del CECs, en conjunto con los expertos de la Nasa y la Armada de Chile, cuando se utilizó un avión P3 Naval.

“La primera expedición a esta zona, que es el sector del Mar de Amundsen, se realizó en 2002 y fue la primera vez que se voló sin escala hasta esta remota región de Antártica. Además, con esa información se publicaron varios artículos científicos que mostraban el aceleramiento del deshielo que afecta a los glaciares de la zona, tales como el Pine Island, Thwaites, Haynes, Pope, Smith y Kohler. Estos vuelos se repitieron en 2004 y 2008. Estos resultados se analizaron y se compararon para ver las variaciones que ha tenido la zona durante ese periodo”, argumentó.

El investigador agregó que en 2009 la Nasa apoyó la investigación utilizando un avión de mayor envergadura (un Boing DC-8), lo que dio inicio al proyecto Ice Bridge, con el que se hicieron mediciones en el Ártico, Groenlandia y la Antártica. “Aquí se hicieron mediciones muy importantes en el Mar de Amundsen, con lo que se sumó una gran cantidad de datos para verificar lo que pasa con estos glaciares”, apuntó.

“En el corto plazo, los efectos son menores. Lo preocupante es el carácter irreversible de estos cambios”, concluyó.

Imagen: CECS.