Consejo académico y decanos exigen renuncia de rector de la UACh ante irregularidades en la universidad

El rector de la casa de estudios, Oscar Galindo, emitió una carta de respuesta ante la situación

Ya se dieron a conocer los resultados del informe final emitido por una empresa externa contratada por la UACh que daba cuenta de desviaciones y falta a las buenas prácticas por parte de la universidad.

Respecto a esto, el Consejo académico de la casa de estudios junto a los decanos elaboraron una carta hacia el rector solicitando su renuncia debido a los resultados arrojados por el informe de auditoria externa, la cual señalaba que «el daño que se ha producido y se sigue produciendo a la universidad no se resuelve con simples declaraciones. Se resuelve con acciones que reparen o mitiguen sus efectos, que devuelvan la confianza en sus altas autoridades, y que permitan articular un gobierno universitario eficaz y legítimo.
Nadie duda de que Ud., Sr. Rector, le ha entregado mucho a la universidad, pero quien ejerce la rectoría le debe siempre todavía más a la institución. La Universidad Austral de Chile exige un último y fundamental compromiso por parte de usted, Rector. Exige un gesto generoso que evite el colapso de la estructura ética y moral de la institución más grande del sur del país. Ese gesto, es que usted de un paso al costado, presentando su renuncia, en tanto consideramos es la salida más razonable a la peor crisis institucional que la UACh se ha visto enfrentada en sus 66 años de historia».

El documento elaborado por la empresa externa detectó contratación directa de familiares, contratación laboral de una hija del presidente del directorio, contratación laboral de una hija del ex contralor de la UACh, además de que no fue posible entrevistar a la Sra. Zita Muñoz, esposa del rector, quien era parte de la investigación dado irregularidades en pagos realizados y contratación de familiares.

Ante esto, el rector de la Universidad Austral, Oscar Galindo, emitió una carta en la que notificó que «Soy plenamente consciente de que existen procesos que hay que mejorar y personalmente asumo ese compromiso, y si existiesen responsabilidades administrativas individuales que deben ser corregidas y sancionadas así se hará, pero ello es muy distinto a poner en riesgo la estabilidad de nuestra Universidad.
En base a todas estas consideraciones, informo que como Rector no seguiré en ningún caso la sugerencia que se me ha planteado en una carta abierta, dejando a la Universidad en condiciones de ingobernabilidad. Menos en el actual contexto de pandemia y prontos a iniciar un nuevo proceso de acreditación institucional».