Multitudinario y emotivo adiós a pastor evangélico fallecido en trágico accidente en Puerto Lapi

Un multitudinario adiós dio la comunidad de Lago Ranco al pastor trágicamente fallecido en un accidente en Puerto Lapi, Roberto Martínez (81).

Su funeral se realizó en el gimnasio del Liceo Antonio Varas, donde llegaron miembros de la Misión de la Iglesia en Chile, encabezada por el obispo Francisco Fuentealba.

La esposa del pastor, Albertina Lagos, agradeció las muestras de afecto y cariño que ha recibido ella y sus seis hijos. Durante la ceremonia, la hija del pastor Silvia afirmó que “el mejor testimonio que refleja quien fue mi padre, la huella que nos deja, y su legado pastoral, difícil de superar”, expresó.

Entre los asistentes figuró una delegación del Partido Comunista, encabezada por el concejal de Paillaco José Aravena. El edil aseguró que Roberto Martínez protegió a varios dirigentes comunistas perseguidos por la dictadura.

“Fue un protector, que nos llevó alimentos y que corrió el riesgo de ocultarnos y evitar que nos apresaran. El actuó como Jesús, sin importarle credo religioso, si no a su prójimo. Eso es lo que hemos venido a agradecerle y reconocer”, dijo Tomás Hernández, uno de los protegidos en esa época.

Tras la ceremonia, en un masivo cortejo, el cuerpo de Roberto Martínez fue sepultado en el Cementerio Municipal.